lunes, 25 de julio de 2011

De cara al cielo.

Destrozándome. Partiéndome el corazón. Estoy hecha pedazos. Decidí sentarme en el suelo, con la cabeza apoyada en la cama, y el suelo se llenó de lágrimas, tampoco me servían los espejos, no podía verme tan..decaída? Era absurdo, era rápido era ajeno a mi, pero yo tenía toda la culpa de todo. La desconfianza estaba en el aire, la gravedad me influía demasiado. Estúpidos momentos en los que sonreí demasiado... podría haberme guardado alguna sonrisa para ahora. Y me iría a un campo sin fin, a gritar todo el odio que tengo dentro, a correr, a malgastar las fuerzas que me quedan, a ser lo que quise ser. ¿Nada? Si, tal vez. Días nublados, gotas deseando caer, un sol que se esconde y una sonrisa que no sale ni por arte de magia. Querido yo, vuelve ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario